18 feb. 2016

Kinmo, juego argentino familiar para amplio espectro de público.

Como este es un post en español argentino, para argentinos (mainly), no voy a buscar la imparcialidad. El juego me compró desde la primera partida.
Cuando un amigo lo trajo (de cierto encuentro que no logro recordar) no lo podía creer, no podía creer que ya hubiera gente que en Argentina hiciera juegos de esta calidad. Llegué a casa y tuve que encargar dos (siempre me gusta compartir los descubrimientos).
Bueno, voy a tratar de describirlo:
Kinmo, un juego que marca una nueva era para los juegos de mesa.



Componentes
Manual: tríptico, que voy a tratar de conseguir en digital porque las reglas están muy bien explicadas, con lenguaje simple y directo, pero que en los márgenes agrega comentarios muy útiles y al mismo tiempo graciosos, muy copado.
2 ayudamemorias
Muchas cartas, de curitas, gemas, chipotes, y robo de gemas.
Marcadores de vida y de herida ('chichones').

La historia es que para ser el rey de los monos tenés que recuperar las cuatro gemas perdidas. La cosa es que si tenés una gema conseguida en buena ley puede venir otro y robártela; o peor, sacártela a golpes de chipotazo (como el chipote chillón del Chapulín Colorado).
Es un juego de astucia, seguro.

Entonces el juego es conseguir cartas que te permitan conseguir la gemas, sea por adquirirlas del pozo, por robárlas, o por desmayar al oponente y así poder dejarlo sin gemas y tener una ventaja extra. Ante los chipotazos podés juntar curitas para que no lleguen a los tres 'chichones', que es cuando perdés todas tus gemas, y el que te dio el chipotazo de gracia se lleva la gema que le conviene.
El juego está muy bien equilibrado entre los diferentes métodos de juego, y a medida que los jugadores van teniendo más gemas se pueden armar todo tipo de estrategias.
Es interesante notar que el juego tiene dos maneras de concluir, la primera es que un jugador obtenga las cuatro gemas, pero si alguien recibe por segunda vez tres chipotazos (perdiendo su segunda vida), el juego también concluye, y se cuentan los puntos que dan las gemas, cada una de diferente valor.
El juego se caracteriza por ser fácil de enseñar, así que está bueno como juego gateway o para la familia, y como además dura poco seguro la gente pide la revancha.

La verdad que el arte es muy bueno y además evocativo, sirve para darle el tono justo de juego desenfadado, 
donde no importa la competencia

Un detalle que no es menor es la calidad de los componentes. Los corazones y "chichones" ya están muy bien, pero las gemas son todo un lujo :)
Aprobado por mi hijo de cinco años.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails