7 dic. 2011

Estoy enfermo de cuerpo, mente y alma.

Lo peor es que no sé dónde está el inicio del problema (si en cuerpo, mente o alma), lo que sé es que el dolor se esparce y no lo puedo controlar.
Es feo cuando el hígado molesta, la depresión ataca y uno está desmoralizado. De esa manera no hay asidero.
Me siento como Sísifo, el tipo que levantaba una roca hasta la cima, solamente para inmediatamente después verla caer y tener que comenzar de nuevo. Así está mi ánimo.

Por suerte, hay amigos. Más info cuando junte fuerzas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails